Ser y hacer discípulos, ángel negro

Alfredo Muzzi nos acerca una recopilación hecha por él que sintetiza varios mensajes de Ángel Negro sobre el tema de “formación de vidas”.

Introducción:

14 Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios, 15 diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios, se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio.

Marcos 1:14-15

18 Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. 19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándoles en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; 20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

Mateo 28:18-20

En estas dos páginas de la Biblia, que están una al lado de la otra, tenemos el comienzo y el final del ministerio de Jesús en la tierra.

Las primeras palabras de Jesús (cuando comienza su ministerio) y las últimas (antes de ascender a los cielos) son de suma importancia para entender todo el mensaje que Jesucristo vino a dejar a los hombres y a la iglesia, y cómo ésta debía continuar con el ministerio que Él había iniciado.

  • La Iglesia es la continuación del ministerio de Jesús

¿Cuál es el mensaje que encontramos en estas primeras y últimas palabras de Jesús?

  • En las primeras palabras Jesús dijo en forma muy precisa lo que venía a hacer.
  • En las últimas dejó claras instrucciones de cómo continuar lo que Él había comenzado.

Para hacer bien la tarea que Él nos encomendó en Mat. 28, debemos conocer el mensaje con el que Jesús inició su ministerio y el objetivo que encierran sus palabras.

  • Veamos las primeras palabras registradas en Marcos 1:14-15

Dice: “que Jesús vino predicando el Evangelio del reino de Dios.

¿Qué es evangelio?  es “Buenas Noticias”, son las buenas noticias del reino de Dios

Siguen las palabras de Jesús “diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios, se ha acercado…”

¿Cuál es la Buena Noticia?  ¡Qué el gobierno llegó! 

¿Por qué es una buena noticia la llegada del reino o gobierno? Porque si no hay gobierno hay anarquía (Significado de la palabra anarquía: Ausencia de poder público. Desconcierto, incoherencia, barullo.). La falta de gobierno es desorden, desconcierto y como consecuencia trae angustia, inseguridad, conflicto, aflicción.

1 En el principio creó Dios los cielos y la tierra. 2 Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. 3 Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz. 4 Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas.

Génesis 1: 1-4

Acá podemos apreciar como Dios obró en Génesis:

  • “En el principio creó Dios los cielos…y la tierra estaba desordenada…”

Dios creó todas las cosas con orden, por la caída de Lucifer vino el caos y el        desorden.

  • Dios dijo “sea la luz”, y fue la luz, separa la luz de las tinieblas y pone orden. Dios sigue adelante con la creación, todo lo hace bien y lo pone en su lugar. También al hombre y a la mujer, hay orden. Con la entrada del pecado viene el caos y el desorden.

A ese mundo desordenado vino Jesucristo y dijo: “Les traigo una buena noticia, llegó el gobierno, vengo a poner todo en orden”.

Jesús vino a un mundo en desorden a poner orden

Después de tres años y medio de ministerio y de realizar la obra de la cruz, Jesucristo antes de ascender al Padre, nos deja sus últimas palabras.

  1. Ahora vamos a considerar esas últimas palabras en este caso las registradas en el evangelio de Mateo 28:18-20.

Les encomienda a sus seguidores continuar con el ministerio que Él había comenzado. Les dijo: “vayan a las naciones y hagan discípulos, ENSEÑANDO A QUE GUARDEN TODAS LAS COSAS QUE LES HE MANDADO”.

En estas palabras de Jesús; “ID Y HACED DISCIPULOS… ENSEÑÁNDOLES QUE GUARDEN  TODAS…”

Estamos incluidos nosotros también, para que nos hagan discípulos, y nos enseñen a guardar todas las cosas.

No es solo un mandato para ir y hacer, sino para SER. El discípulo no nace, se hace. ID Y HACED= ¿QUÉ COSA? DISCÍPULOS.

Tú y yo estábamos incluidos en el pensamiento de Jesús para ser primero sus discípulos. Y luego hacer.

  • Primero debemos ser discípulos para luego poder hacer discípulos.

¿Qué es discipular a otros?

Es poner en orden todas las cosas

  • Decirles a los maridos que tratan ásperamente a sus esposas que las traten con amor.
  • A las esposas que honren a sus maridos.
  • A los jóvenes que la fornicación es pecado.
  • Al que hurtaba que no hurte más, sino que trabaje.
  • Al que no ora que busque a Dios.

Esto es poner las cosas en orden, ahora bien, para comenzar con este trabajo primeramente la persona que va a ser formada debe estar bajo el gobierno de Jesucristo.

I) ¿Para qué necesitamos ser discipulado?

  1. Para poner orden en nuestras vidas y para que nos enseñen a guardar todas las cosas que Jesús mandó. No solo que nos enseñen, sino que nos ayuden a poner por obra.  Necesitamos la parte práctica de la enseñanza.                                                          Si uno está relacionado con alguien debe preguntarse si es un consejero o un discipulador.
  • Para estar unido a la familia de Dios que es la iglesia de Jesucristo y ser nutridos a través de ella. Aunque tengamos una relación de discipulado, necesitamos de todo el cuerpo. Ningún discipulador sabe todo y tiene todos los dones. Efesios 4. 11; 1º Corintios. 12; Romanos 12.
  • Para estar bajo cobertura espiritual. Tener a quien confesar y abrir el corazón, recibir ayuda espiritual y vivir en la luz. Confesar los malos pensamientos, las inclinaciones del corazón: nos salva de caer en acciones pecaminosas.

II) ¿Qué beneficios me trae el discípulado?

Primero

  • Que siempre voy a estar bajo cobertura espiritual. ¿Cuándo dejó de ser discípulo Timoteo?
  • Que voy a estar relacionado con algún hermano que a su vez es un discípulo, que      está también relacionado. Esto me da seguridad y confianza. Solo el que es discípulo tiene el derecho a discipular.
  • Que estoy en un cuerpo, en una familia, en una compañía donde todos estamos siendo discipulados y haciendo discípulos.

Segundo

  • Que voy a estar más profundamente vinculado al Señor. El que nos transforma y capacita a los dos (al discipulador y a mí) es el E. S. Somos discípulos en 1º lugar de Jesús, Él es nuestro maestro.

El hermano que me cubre y discípula cumple una pequeña parte en este proceso, que es de suma importancia, ya que a través de él Dios me habla y me da cobertura. La relación de discipulado nos tiene que llevar más cerca del Señor.

Tercero

  • Que vamos a tener con el que me discípula una relación espiritual de ida y vuelta.

De parte del que me instruye:

  1. Enseñanza de la Palabra y orientación práctica.
    1. Corrección y amonestación.
    1. Paciencia, amor y aliento.
    1. Me ayudará a definir los objetivos de vida.
    1. Me ayudará en la formación del carácter.

De parte mía tiene que haber:

  1. Confianza y aceptación.
  2. Confesión. Debo ser transparente y vivir en la luz.
  3. Disposición a obedecer.
  4. Amor sincero y servicial.
  5. Ministración espiritual de mi parte hacia él. Lo hago participe de mi vivencia espiritual.

III) ¿Qué debo esperar de una relación de discipulado?

Primero

  •   Que podemos interpretar juntos (no excluyendo a otros) la voluntad de Dios para mi vida, en áreas como: vocación, carrera, llamamiento a un servicio específico, familia, noviazgo, matrimonio y familia, la obra, discipular a otros, etc.
  • Que caminamos juntos en la vida y alcanzamos objetivos.
  • Que nos desarrollaremos, creceremos, maduraremos y lograr metas. No es una relación milagrosa, es un sendero con muchos escollos. Puede ser un discipulado firme o suave, eso es secundario, pero discipulado al fin.

Segundo

  • Que no sea sofocante, me tiene que dar espacio para desarrollarme y crecer según el Espíritu Santo quiera hacerlo con mi vida. Para esto, el que enseña debe estar atento a la obra de Dios en las vidas a su cuidado.

Tercero

  • Que me trasmita confianza y ánimo en los emprendimientos de la vida.
  • Que la relación sea de amor, cariño, paciencia, comprensión.

Las preguntas que cada uno debe desarrollar y contestar:

¿Quién me discipula?

¿Quién me enseña y ayuda a guardar todas las cosas?

¿A quién le abro el corazón?

¿En la relación de discipulado que tengo, debo hacer ajustes?

CÓMO HACER DISCÍPULOS

Jesús vino a la tierra con una misión: “Establecer el Reino (gobierno) de Dios entre los hombres”. Lo contrario a gobierno es anarquía.

• Tenía poco tiempo para sentar las bases de lo que quería alcanzar.

• Para lograrlo se rodeó de discípulos, eligió premeditadamente este sistema, forma o estructura de trabajo. Eligió el discipulado.

• En tres años logró los siguientes resultados:

  1. Les reveló los misterios del Reino. Su relación con Dios el Padre, el poder de Dios entre los hombres, su propósito eterno. Se mostró resucitado, prometió el E. S.
  • Les enseñó a vivir la vida del Reino. El Sermón del Monte. Fue ejemplo de humildad, servicio, amor, entrega, compasión, etc.
  • Los comisionó y capacitó para la continuación y extensión del reino.

En Mt. 28. 18-20 les da la clave para lograrlo: “Hagan lo mismo que yo hice con ustedes”. Hacer discípulos no es una opción.

El apóstol Pablo fue un gran discipulador y nos dejó enseñanzas de qué hacer en una relación de discipulado.

El mejor ejemplo lo tenemos en su relación con su discípulo Timoteo:

  1. Le dedicó tiempo Hechos 16. 3
  2. Lo involucró en lo que estaba haciendo Hechos 20. 3-4
  3. Le delegó responsabilidad 1° Timoteo 1. 3-4
  4. Se preocupó por su salud 1° Timoteo 5. 23
  5. Lo honró y lo trató como a un hombre de Dios 1° Timoteo 6. 11
  6. Le dio órdenes precisas 1° Timoteo 6: 13-14
  7. Oró por su vida 2°Timoteo 1.3
  8. Fue ejemplo para Timoteo 2° Timoteo 1.3; 3. 10
  9. Lo trató con cariño y afecto 2° Timoteo 1.4
  10. Trató con honra a su familia y a los que le habían precedido en el trabajo con Timoteo – 2° Timoteo 1. 5; 3. 14-15
  11. Le instruyó en el trabajo que debía realizar 2° Timoteo 2. 2
  12. Fue honesto con él y le dijo que tendría dificultades y sufrimientos 2° Timoteo 2. 3-4; 3.12
  13. Lo instruyó para una vida santa y recta 2° Timoteo 2. 22-23
  14. Lo trató como a un amigo 2° Timoteo 4. 9
  15. Tuvo un corazón abierto hacia él, le contó sus penas. 2 Timoteo 4:16
  • Lo que tenemos que tener en claro en una relación de discipulado:
  1. Conocer la enseñanza que debemos comunicar. Hechos 20. 27. Pablo estuvo tres años y medio en Éfeso. Mateo 28:20 Jesús en tres años y medio les dio todo.

2) Tener claridad sobre los objetivos de la enseñanza.

  1. Conocerla,
  2. Vivirla,
  3. Enseñarla a otros.

3) Establecer metas de corto y largo plazo.

4) Vivir y enseñar el evangelio del reino.

5) Enseñar con mucha claridad El Propósito Eterno de Dios.