El Cuerpo De Cristo y Las Concertaciones, Daniel Divano

DD 1aDios resiste a los soberbios. No los soporta, no los quiere ver, no está dispuesto a bendecirlos.  Por el contrario la debilidad de Dios es la humildad. Él da gracia a los humildes, les imparte su perdón y comprensión más allá de sus errores. Este fue el Espíritu de Jesús estando en la tierra y la característica principal del cristianismo, y de un discípulo.

Ha sido la bandera del cristianismo que llega al colmo de pedir a sus seguidores lo que ninguna religión en toda la tierra y en todas las edades: que se devuelva bien por mal.
A lo sumo,algunas religiones ( judíos, musulmanes, hinduistas,etc) solicitan que se pague mal por mal sin pasarse del mal recibido, pero Jesús nos pide bendecir al que nos hace daño y hacerle bien. Esto habla del colmo de la humillación y del carácter de Dios. Es el que mostró Jesús en toda su vida y en su muerte.

Estando este requisito en nuestras vidas ¿Necesitamos algún otro para poder andar juntos y tener comunión entre nosotros?

Algunos versículos nos pueden ayudar:

Filipenses 2:1-5
 Así que, si Cristo les ha dado el poder de animar, si el amor los impulsa a consolar a otros, si todos participan del mismo Espíritu, si tienen un corazón compasivo, llénenme de alegría viviendo todos en armonía, unidos por un mismo amor, por un mismo espíritu y por un mismo propósito. No hagan nada por rivalidad o por orgullo, sino con humildad, y que cada uno considere a los demás como mejores que él mismo.  Ninguno busque únicamente su propio bien, sino también el bien de los otros. Tengan unos con otros la manera de pensar propia de quien está unido a Cristo Jesús.

1 Pedro 5:5-7 
De la misma manera, ustedes los jóvenes sométanse a la autoridad de los ancianos. Todos deben someterse unos a otros con humildad, porque: «Dios se opone a los orgullosos, pero ayuda con su bondad a los humildes. »   Humíllense, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él los enaltezca a su debido tiempo.  Dejen todas sus preocupaciones a Dios, porque él se interesa por ustedes.

Isaías 57:15
Porque así dijo el Alto y Sublime, el que habita la eternidad, y cuyo nombre es el Santo: Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados.

Esto es solo una introducción para tratar el tema de la necesidad de funcionar como un cuerpo donde cada uno busca que el objetivo final se cumpla y por lo tanto el imprescindible bien del otro para lograrlo

LA IGLESIA Y SU FINALIDAD SOBRE LA TIERRA

1) La iglesia está sobre la tierra como el instrumento divino para llevar adelante el Propósito eterno de Dios, haciendo que se cumpla.

2) Para que eso sea posible es necesario establecer el reino, el gobierno de Dios, sobre cada componente de la misma. Dios estableció que la iglesia fuese su Cuerpo en la tierra. Para funcionar de esa manera es necesario que la Cabeza dirija el cuerpo y que cada miembro se sujete a la Cabeza y los unos a los otros. Imposible que funcione el Cuerpo si cada miembro tiene voluntad propia.

3) La iglesia tiene como misión:
A) vivir o encarnar el reino de Dios en cada miembro.
B) extender el reino a otros que no lo viven o no lo tienen.

Si no nos involucramos en esa visión, en esa dinámica, no vamos a lograr ser colaboradores de Dios en medio de un mundo que se pierde; y no vamos a estar a favor del Propósito sino en contra del mismo. Es muy sencillo: o somos campo misionero o somos misioneros en el campo de Dios.

4) En Efesisos 4, el capítulo más significativo en tratar este tema de la iglesia como Cuerpo,  las palabras “edificación y crecimiento” se repiten continuamente y son sinónimo de avanzar hacia la meta hacia el objetivo de ser formados a Su imagen. Allí  queda bien establecido que solo será posible a través del cuerpo, ningún miembro puede crecer y desarrollarse fuera del cuerpo.(al igual que en el cuerpo humano)

Efesios 4:16
Y por Cristo el cuerpo entero se ajusta y se liga bien mediante la unión entre sí de todas sus partes; y cuando cada parte funciona bien, todo va creciendo y edificándose en amor.

Colosenses 2:19
Ellos no están unidos a la cabeza, la cual hace crecer todo el cuerpo al alimentarlo y unir cada una de sus partes conforme al plan de Dios.

5) Por otro lado debemos entender que es imposible concebir “la vida cristiana normal” sin avance, sin crecimiento.
La vida cristiana es vida en desarrollo, desde el nacimiento espiritual hasta alcanzar la madurez (perfección); Y EN TODO PROCESO DE CRECIMIENTO UN ESTANCAMIENTO ES UN RETROCESO Y EN ALGUNOS CASOS LA MUERTE.

Filipenses 1:6
Estoy seguro de que Dios, que comenzó a hacer su buena obra en ustedes, la irá llevando a buen fin hasta el día en que Jesucristo regrese.

6) Sería bueno recordar, antes de entrar de lleno en el tema, lo que Iván nos repitiera tantas veces y que nos ayudó a entender mejor las Escrituras sobre tres elementos que debemos tener en cuenta:
A) Las promesas de bendiciones del Señor.
B) Las condiciones que Dios establece para alcanzar esas bendiciones.
C) Las advertencias por no obedecer a esas condiciones.

LAS BENDICIONES y las promesas de Dios son sin vuelta atrás y sin falla alguna porque “toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación”

LAS CONDICIONES son los requisitos que el hombre debe aceptar y cumplir para lograr esas bendiciones. Este es el punto más débil y el que nos toca hacer a nosotros. Y es justamente allí donde nos ataca Satanás que tratará por todos los medios de que no obedezcamos para no alcanzar las promesas. Usará contra nosotros todas sus armas: el humanismo, el edonismo, la vieja naturaleza, las personas que nos rodean (en especial nuestros seres queridos),etc. para que no creamos a Dios y no cumplamos con esas condiciones.

LAS ADVERTENCIAS son una demostración del amor de Dios para con nosotros tratando de salvarnos de las consecuencias de la desobediencia o buscando que entendamos que sus condiciones son para que se cumplan sus promesas en nosotros.

Dos ejemplos de esto que decimos:

Ejemplo 1: 2 Crónicas 7:14
Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.

BENDICIÓN PROMETIDA: Yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.

CONDICIÓN Y ADVERTENCIA:  si se humillare mi pueblo…, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos…ENTONCES…

Ejemplo 2: Mateo 11:28-30
Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.  Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas;  porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.

BENDICIÓN PROMETIDA: ( a todos los trabajados y cansados) “yo os haré descansar“. “hallaréis descanso para vuestras almas“. “mi yugo es fácil y ligera mi carga”

CONDICIÓN:  ” venid a mí”.  “llevad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón”.

DOS QUE SE PONEN DE ACUERDO

Mateo 18:19-20
Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos.  Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.

BENDICIÓN PROMETIDA:  “cualquier cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos”. “allí estoy yo en medio de ellos”.

CONDICIÓN: “si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra”  “donde están dos o tres congregados en mi nombre”

Tenemos que admitir que estamos ante la promesa más grande jamás hecha a los hombres. La bendición prometida por Dios comprometiéndose con sus seguidores, sus discípulos, es tremenda.
Pero también es tremenda la condición que Dios establece. Como siempre el método de Dios son los hombres y mujeres redimidos dispuestos a obedecer.

La pregunta es: ¿Cumplirá Dios su promesa? No dudamos en responder ¡Sí por supuesto que lo hará! Siempre y cuando cumplamos sus condiciones.

En este pasaje tenemos la expresión mínima de Iglesia: dos o tres reunidos en su Nombre.
Jesús dice “allí estaré yo en medio de ellos”. “cualquier cosa que pidieren será hecho por mi Padre”
¡QUE TREMENDA PROMESA Y QUE TREMENDA RESPONSABILIDAD PARA NOSOTROS!

El diablo sabe lo glorioso de esta concertación, conoce el poder que se desata cuando dos hijos de Dios se ponen de acuerdo en la tierra y en armonía comienzan a atar y a desatar. Sabe de lo ilimitado del poder de Dios que fluirá de estos dos o tres puestos de acuerdo y las obras que les seguirán si concertados oran al Padre.Por eso es que todo el infierno se levanta contra esta unidad, contra esta simple estructura.
Satanás duerme plácidamente al arrullo de nuestras canciones e himnos, de nuestras oraciones y vvsermones (especialmente si son hechas dentro de un edificio) porque conoce la poca eficacia de un sistema que nos permite ser religiosos o practicar la religión cristiana en un lugar y ser carnales en la vida diaria.
Pero cuando DOS SE PONEN DE ACUERDO en el Nombre de Jesús y comienzan a orar, allí, sí! Se despertará con furia porque peligra su reino. Es allí donde se levantará con gran ira y utilizará todas sus fuerzas, poniendo en marcha sus maquinaciones y todas sus armas para apagar o deshacer esa unión tan peligrosa para él, buscando que no se desaten las promesas de Dios.

Por causa de esto es que en estas concertaciónes se prueba a fondo nuestra entrega y verdadera conversión. Es aquí donde vamos a descubrir si hemos aceptado de verdad las condiciones para ser salvos y si hemos experimentado un verdadero arrepentimiento. Si estamos dispuestos a negarnos a  nosotros mismos, tomando la cruz y renunciando no solo a todo lo que poseemos  sino también todo otro amor, poniéndolo en segundo lugar.

Esta sencilla condición de andar junto con otro/s va a poner al descubierto nuestra espiritualidad o nuestra carnalidad (celos, envidia, chismes, comodidad, avaricia, intenciones del corazón, etc.) y especialmente si hemos renunciado al individualismo, expresión clara de la rebelión.

Hay algo espiritual establecido por Dios en esta estructura mínima pero poderosa. Ya en el A.T. tenemos referencia de esto:

Eclesiastés 4:9-12
Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo.
Porque si cayeren, el uno levantará a su compañero; pero ¡ay del solo! que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante.  También si dos durmieren juntos, se calentarán mutuamente; mas ¿cómo se calentará uno solo?  Y si alguno prevaleciere contra uno, dos le resistirán; y cordón de tres dobleces no se rompe pronto.

Es llamativo ver cómo Jesús les envió de a dos.
Marcos 6:7
Después llamó a los doce, y comenzó a enviarlos de dos en dos; y les dio autoridad sobre los espíritus inmundos.

Lucas 10:1
Después de estas cosas, designó el Señor también a otros setenta, a quienes envió de dos en dos delante de él a toda ciudad y lugar adonde él había de ir.

Marcos 11:1
Cuando se acercaban a Jerusalén, junto a Betfagé y a Betania, frente al monte de los Olivos, Jesús envió dos de sus discípulos,

Hay un relato interesante en el A.T. de cómo Dios bendijo el acuerdo entre dos hombres para dar gran victoria a su pueblo: Jonatán y su paje de armas

1 Samuel 14:6-15
Dijo, pues, Jonatán a su paje de armas: Ven, pasemos a la guarnición de estos incircuncisos; quizá haga algo Jehová por nosotros, pues no es difícil para Jehová salvar con muchos o con pocos. Y su paje de armas le respondió: Haz todo lo que tienes en tu corazón; ve, pues aquí estoy contigo a tu voluntad. Dijo entonces Jonatán: Vamos a pasar a esos hombres, y nos mostraremos a ellos. Si nos dijeren así: Esperad hasta que lleguemos a vosotros, entonces nos estaremos en nuestro lugar, y no subiremos a ellos. Mas si nos dijeren así: Subid a nosotros, entonces subiremos, porque Jehová los ha entregado en nuestra mano; y esto nos será por señal. Se mostraron, pues, ambos a la guarnición de los filisteos, y los filisteos dijeron: He aquí los hebreos, que salen de las cavernas donde se habían escondido. Y los hombres de la guarnición respondieron a Jonatán y a su paje de armas, y dijeron: Subid a nosotros, y os haremos saber una cosa. Entonces Jonatán dijo a su paje de armas: Sube tras mí, porque Jehová los ha entregado en manos de Israel.  Y subió Jonatán trepando con sus manos y sus pies, y tras él su paje de armas; y a los que caían delante de Jonatán, su paje de armas que iba tras él los mataba. Y fue esta primera matanza que hicieron Jonatán y su paje de armas, como veinte hombres, en el espacio de una media yugada de tierra. Y hubo pánico en el campamento y por el campo, y entre toda la gente de la guarnición; y los que habían ido a merodear, también ellos tuvieron pánico, y la tierra tembló; hubo, pues, gran consternación.

Esta es una muestra de lo que Dios pudo hacer con dos que se pusieron de acuerdo.

Otra referencia interesante en el NT. aparece en el relato del apóstol Pablo mostrándonos el compañerismo en la iglesia primera.

2 Corintios 2:12-13
Cuando llegué a Troas para predicar el evangelio de Cristo, aunque se me abrió puerta en el Señor,  no tuve reposo en mi espíritu, por no haber hallado a mi hermano Tito; así, despidiéndome de ellos, partí para Macedonia.

Pablo encuentra en Troas las puertas abiertas para predicar pero no tuvo reposo en su espíritu al no encontrar a Tito y decide buscarlo.

2 Corintios 7:5-6
Porque de cierto, cuando vinimos a Macedonia, ningún reposo tuvo nuestro cuerpo, sino que en todo fuimos atribulados; de fuera, conflictos; de dentro, temores.  Pero Dios, que consuela a los humildes, nos consoló con la venida de Tito; 

Su alma no tuvo reposo hasta  que fue consolado con la venida de Tito, discípulo y compañero de armas.

CONDICIONES PARA PODER LLEVAR ADELANTE ESTA COMUNIÓN.

Aunque ya hablamos de la humildad necesaria y otras condiciones, como la entrega y la vida en Cristo en nosotros, en Col. 3.12 al 16 tenemos una concentración de las mismas:

Colosenses 3:12-16
Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia;
soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.  Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto.  Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos.
La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales.

Todo esto: vestirse como escogidos de Dios, misericordia, benignidad, humildad, mansedumbre, paciencia, soportar, perdonar, vestirse de amor,étc. Son condiciones imprescindibles para poder vincularnos, enseñándonos y exhortándonos unos a otros.
¡ÉSTA ES LA VIDA DE CRISTO EN NOSOTROS!

+Somos purificados en esta comunión ya que Dios la utiliza para ayudarnos a ser transformados, aprendiendo a matar las obras de la carne, aprendiendo a renunciar a todo individualismo, aprendiendo a cambiar de actitud en cuanto a nuestros derechos y opiniones.
La comunión es la escuela de Dios que me lleva a producir cambios en mi carácter, me enseña la importancia del “cuerpo”, la unidad y cómo tener el mismo sentir con otros.

NO HAY LÍMITE PARA LO QUE DIOS PUEDE HACER CON DOS O TRES QUE SE PONEN DE ACUERDO.
¡EL LÍMITE SOMOS NOSOTROS MISMOS.!

Para pensar y meditar
¿Estoy dispuesto a renunciar a mí mismo para conservar la unidad con mi compañero? ¿Lo he hecho alguna vez? ¿Cuándo?

Cómo Tratar Situaciones Entre Nosotros

  • La necesidad de hablarse uno al otro con franqueza, expresando como se siente cada uno en cada diferente situación y hablando verdad cada uno con su prójimo.
  • Escuchar sin interrumpir, sin excusarse y sin justificarse.
  •  Cada uno debe saber que lo que el otro expresa (más allá de si tiene razón o no) es cómo se siente con la situación o con la conducta de su compañero.
  • Aceptar la opinión o los cuestionamientos del otro, tomarlos muy en cuenta (aunque no esté de acuerdo), y hacer el ejercicio de entenderlo y de revisar si tiene razón o no.
  •  ¿Creo que existe la posibilidad de que  yo sea perfecto y por lo tanto no cometo jamás ningún error? ¿Pienso que no estoy equivocado en nada y por lo tanto no necesito que me hagan ninguna observación?¡Qué locura sería esto!

DIOS NOS AYUDE A SER FACTORES DE BENDICIÓN PARA QUE SU VOLUNTAD SE CUMPLA EN LA TIERRA Y EN NUESTRA GENERACIÓN. ¡AMÉN!