He Aquí Tu Sierva, Silvia Baker

manosmujerhijo“He aquí la sierva del Señor”, le dijo María al ángel. Ella entendía su posición en la vida, su posición en la historia. El mensaje actual es el opuesto. La mujer es llamada a priorizarse, a preferirse a sí misma. Dios nos llama a vivir en gratitud y gozo por ser elegidas para ser madres. Nuestro ruego debería ser: “¡Señor, permíteme criar a mis hijos!”. Silvia nos trae un mensaje a contracorriente, para reencontrarnos con el llamado que Dios le ha dado a la mujer, tomando el ejemplo de Cristo como siervo. Tercer Simposio de Enseñanza en Casa, San Martín, 6/9/2014.

Descargar